La Casa de Dios  Enciclopedia

Relacionados: La Asamblea; El Cuerpo de Cristo; La novia de Cristo; Oficina
 
La Casa de Dios. El término ‘Casa de Dios’ puede referirse a varias cosas en las Escrituras. El significado básico es la “morada” de Dios. En un sentido más amplio, el universo es la casa de Dios ( Hebreos 3: 4 ; Hechos 7: 48-50 ; Isaías 66: 1 ). Pero en la tierra, Dios tenía una casa física en el Antiguo Testamento, y tiene una casa espiritual en el Nuevo Testamento donde “de hecho mora con los hombres en la tierra” ( 2 Cr. 6:18 ). En el Antiguo Testamento, la casa de Dios fue, primero el Tabernáculo, luego el Templo. Cuando Israel rechazó a su Mesías, la presencia de Jehová se fue de ese Templo y no ha regresado. Esa casa está “desolada” hasta el día de hoy ( Mt. 23:38). En el Milenio, se construirá un nuevo Templo y la nube de gloria volverá; una vez más, la presencia de Dios estará en la tierra en un templo físico (Ezequiel 43: 4-7 ). Hoy no hay una casa física, sino que Dios habita en la tierra en su pueblo celestial la Iglesia; “La casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente” ( 1 Tim. 3:15 ). La casa se compone de creyentes individuales (“piedras vivas”; 1 P. 2: 7 ) que son edificados juntos en una “casa espiritual”. Dios realmente habita en la Casa, “por medio del Espíritu” (Ef. 2:22 ). La Casa de Dios es una figura de la Iglesia que lleva los pensamientos de testimonio, orden y administración en este mundo.
 
Varios aspectos de la casa. Como Casa (o Edificio) de Dios, los santos son responsables de comportarse con un comportamiento y una doctrina de acuerdo con la mente y el carácter de Dios. La casa de un hombre reflexiona sobre qué tipo de hombre es. De la misma manera, la Casa de Dios debe reflejar el carácter de Dios, como testimonio y soporte de la verdad (1 Ti. 3:15 ). ¿Estamos dando un testimonio digno de Dios? La Casa de Dios se aborda de muchas formas diferentes en las Escrituras. A veces se lo ve como algo que Dios está construyendo en Su perfecta soberanía gradualmente con el tiempo, y aún no está completo, pero lo estará algún día. Otras veces se lo ve como algo que el hombre es responsable de construir (por lo tanto, entra la falla) y se completa en un momento dado. Por otra parte, a veces la Casa de Dios se ve como la asamblea universal, el testimonio público completo. Otras veces, la Casa de Dios se ve en su aspecto local, como una reunión de creyentes en el nombre de nuestro Señor Jesucristo. El contexto de cada ocurrencia determina a qué aspecto se hace referencia.
 
  
Traducción:Rudnei Santos
Revisado por Maricela Obando